Series clásicas: Oshin parte 3 (mujer, madre, sufrimiento)

0
17

Pasa el tiempo y las experiencias que vivimos se graban en nuestro corazón, mientras que seguimos adelante, a veces olvidamos lo importante. Por eso es que recordé retomar mi resumen de Oshin y si mal no recuerdo, quedamos en la parte más triste y dolorosa de esta hermosa serie…

Tras el terremoto, Genji fallece salvando al bebé de Oshin y Ryuzo, quienes pierden absolutamente todo, por lo que la única opción que les resta es acudir a los padres del hombre, ya que la madre de Oshin ahora vive de allegada en la casa de su hijo y su nuera (quienes recibieron casi todo el apoyo monetario de Oshin y así se lo pagan…).

La madre de Ryuzo siempre se opuso a su matrimonio, por lo que se comporta déspota y cruel frente a la muchacha, intenta separar a la pareja y alejar a su pequeño. Tsuneko quien es la esposa del hermano de Ryuzo, siempre está bajo órdenes de la cruel mujer y a nuestra joven le va mucho peor, puesto que tiene que trabajar en los campos y apenas les dan comida, además de que le recriminan todo a Oshin. Tras tantos problemas, intenta huir para trabajar como peinadora, pero la amiga a quien una vez salvó, Sawa, la « sapea » y en un enfrentamiento con Ryuzo sufre un accidente, que le causa un daño permanente en la movilidad de uno de sus brazos.

Ryuzo desconoce la condición de Oshin, por lo que piensa que solo está fingiendo, esto lleva a múltiples problemas, pero se destapa la olla y se sabe que Oshin está embarazada. Al saber esto, el esposo de Oshin se esfuerza más por ella. El problema es que hay una vieja creencia que señala que si hay 2 embarazadas que van a dar a luz en fechas similares, bajo la misma casa, uno de los bebés que nazca, no logrará sobrevivir. Ya llegado el tiempo del parto, la hermana de Ryuzo necesita urgente al médico y todos corren en su ayuda. Oshin, quien fue relegada a una bodega, también está a punto de dar a luz y se desmaya buscando ayuda de quien fuera que la ayudara.

Días más tarde, un momento desgarrador que no queremos descubrir se hace presente: Oshin descubre que su bebé nació muerta por los malos tratos, la desnutrición y el sobreesfuerzo por el que tuvo que pasar…

Oshin no sufre por ella, sufre por Megumi… esa hija que ni siquiera tuvo un gramo de fuerza para llorar… (lo siento, no encontré esta escena en español).

Nuestra protagonista, a pesar de su sufrimiento, amamanta a su sobrina puesto que su madre es incapaz de hacerlo, y al fin la señora de Tanokura se da cuenta del mal que cometió, pero ya es tarde, aunque ahora la relación con la joven era algo mejor, el daño ya estaba hecho, así que mientras su esposo se queda a intentar ganar algo de tierras, Oshin decide irse de la casa de los Tanokura, sin importar que le deparara el futuro.

Tsuneko desobedece a su suegra y lleva a Takeshi para que se vaya con su madre.

Oshin vuelve a Tokyo, y lo primero que hace es acudir a la maestra de las peinadoras Hazegawa, pero el daño que sufrió en su mano le arrebató toda la habilidad para trabajar, lo que deja a la mujer en una situación muy dificil. Pero el futuro le sonríe y se encuentra con su amigo Ken (Shoryuken!) un yakuza con el que hace años había tenido un conflicto por el territorio en ventas ambulantes de telas, pero la valentía y actitud de Oshin, le hacen ganarse su respeto. Ahora una nueva luz de esperanza surge : Oshin comenzará a conocer más a fondo el mundo de los negocios, el problema es que ahora también se gana el corazón de Ken y trae conflictos con su celosa mujer, así que por esto nuestra protagonista vuelve a su pueblo natal. Al volver, su hermano y su nuera no son nada condescendientes, y la madre de Oshin poco y nada puede hacer, pero entre tanto andar recibe la noticia de que la señora Yashiro está muy enferma y desea verla.

La señora Kuni Yashiro fallece y esto significaría la lenta caída de la casa Kigaya…

En esta parte de la serie, se manifiesta el dolor y el sufrimiento por el que deben pasar las mujeres por el solo hecho de serlo, además de todas las adversidades que se presentan al ser madres. La serie también muestra la cruda realidad de la época, pero a su vez nos deja pensando en que a pesar de todo, hay que seguir adelante y dar lo mejor aún cuando no sabemos que tendremos que enfrentar.

Es el verano de 1925, Oshin tiene el apoyo de los Yashiro y abre un restaurante. Se llena de temor y esperanza en su corazón, hará lo posible por reinventarse y luchar una vez más…

¿Será capaz de desenvolverse en esta nueva área? ¿Logrará reunirse alguna vez con Ryuzo y establecer una vez más una familia? ¿Qué otros problemas deberá afrontar la joven? Un recuerdo llegará a la mente y el corazón de esta mujer, quien fue advertida por un viejo amigo a quien la historia le da la razón