(Análisis/Opinión) Death Note de Netflix

0
25

Lo primero que pensé al terminar de ver esta película, fue si debía malgastar mi tiempo en escribir un pequeño análisis o simplemente señalar que es una de las peores adaptaciones que haya visto. Ya conocen mi respuesta y como ya saben que es mala van a dejar de leer aquí el análisis… pues, ¡NO! ¡Esperen un momento! primero déjenme contarles porque a mi juicio merece tantas descalificaciones, ¿no?

En un comienzo, Death Note no sé si se presenta como una película de terror, de misterio… o de humor con una mala parodia.

Ya todos conocemos Death Note, el manga escrito por Tsugumi Ouba e ilustrado por Takeshi Obata, nos cuenta la historia de Light Yagami, un estudiante genio que encuentra una libreta con poderes sobrenaturales con la capacidad de matar a la persona cuyo nombre sea escrito en ella. Una historia con un rico argumento: se desarrolla un conflicto interno al recibir este poder, aparece el shinigami Ryuk, se deben respetar las reglas para el uso de la libreta, surge Kira quien es considerado un salvador por algunos, mal para otros; aparece “L” para enfrentar esta situación… En fin, tiene toda una narrativa interesante para el público, sea fan o no del anime.

¡Felicidades! Acabas de ver la mejor escena (es en serio).

Con todo lo anterior, el largometraje se cae en muchos puntos. Un ejemplo son los estereotipos norteamericanos, lo cual genera el desagrado no por estar ambientada en Estados Unidos, si no que los personajes caen en clichés, como la porrista popular, el matón de turno y el nerd que sufre bullying. Muchas escenas carecen de sentido, no se desarrollan completamente o se simplifican, de tal forma que arruinan todas las oportunidades que tenía esto de ser algo bueno, y por supuesto, no logra capturar la esencia del personaje principal lo que arruina en gran manera todo lo que sigue.

Cambiar el argumento no tiene porque ser algo negativo, pero si modificas lo importante y transformas los personajes, estás perdiendo el rumbo…

Analicemos un poco a los personajes principales:

  • L (Lakeith Stanfield): El actor hace un buen trabajo, sabe capturar el actuar del y excentricidad. En un comienzo es uno de los mejores, pero el argumento empieza a destruir todo lo que apreciamos del joven detective, quien con su genialidad, pone a Kira en aprietos y sabe hacerle frente en cada jugada, algo que se pierde en forma abrupta.
  • “Mia”(Margaret Qualley): es un personaje vacío, sin carisma e innecesario que solo llega a simplificar la trama con la estereotipada porrista popular de mentalidad patética. Recordemos que Misa Amane si bien era infantil y no muy lista, era devota a Kira y a sus ideales por una buena razón, lo que le daba cierto trasfondo que aquí no existe.
  • Light (Nat Wolff): Simplemente el peor de todos, ¿la razón?, no respeta en nada al personaje. Light es frío, serio, calculador, con un gran sentido de justicia… Timmy Turner en cambio, si no llora o grita cada 5 minutos, se queda estático con cara de bobo. Pésima actuación y una forma impresionante de destruir un excelente personaje.
  • Ryuk (Willem Dafoe): Ya el mundo sabe que es el mejor en esta película.

Hay algunos efectos buenos, otros que no convencen para nada, sobretodo las escenas de muertes que intentan de forma excesiva impresionar al espectador, aunque fracasando rotundamente. En cuanto a Ryuk, su rostro no me terminó de convencer, pero en general fue bien logrado. La banda sonora es horrible, simple a más no poder, la cual también cae en lo típico norteamericano que hace más patética a la cinta.

Escenas simplificadas que pudieron ser épicas, en ningún momento captura la importancia de tener el poder de matar, o la tensión que se genera por la lucha entre dos individuos con razones válidas y de peso que polarizan a la sociedad por el “bien” o el” mal”, no existe ese sentido de “justicia”…

Como no pienso perder más tiempo con su pésimo final, Death Note de Netflix es una película mala que pudo ser buena (o incluso peor) pero que gracias a los clichés, deficiente actuación y la pérdida de su esencia, se reduce a cómo una marica consigue una libreta con la que puede matar… que puede usar solo porque sabe leer…